La moda keto está en pleno auge: Más y más personas estás buscando en Google, haciendo hashtags y siguiendo dietas cetogénicas hoy en día. Para los no iniciados, una dieta keto normal deriva alrededor del 75 por ciento de las calorías diarias de las grasas, un 20 por ciento de las proteínas y un 5 por ciento de carbohidratos). Pero al contrario que otras dietas de moda, muchos expertos dicen que vale la pena probar ésta.

La dieta se centra en añadir grasas y proteínas y sustraer carbohidratos, no en cortar las calorías, para que no ralentices tu metabolismo cuando vuelvas a una dieta estándar. ¿Las malas noticias? Como cualquier plan de dieta – aprobado por expertos o no – la dieta keto no es para cualquiera. Sigue leyendo para saber algunas señales que son contrarias a esta dieta.

1. Estar Embarazada

Para poder permanecer en cetosis, tienes que limitar los granos y los vegetales, que  – aunque sean altos en carbohidratos – están cargados de importantes vitaminas prenatales (como el folato) que es crucial para el crecimiento de tu bebé.

2. Ser Vegano

La dieta Keto requiere que limites las frutas, verduras y granos – todos los pilares de una dieta vegana. Aunque no es imposible seguir una dieta keto como vegetariano, es bastante difícil si tienes los huevos y los lácteos en tu lista de alimentos “prohibidos”.

Los veganos tendrán difícil una obtención suficiente de hierro, vitamina B-12, colina y proteínas en una dieta keto.
Si estás comprometido con tu dieta vegana, todavía puedes aprovechar una reducción en carbohidratos refinados y azúcares. Sigue con las frutas, verduras y alimentos integrados para perder peso de una manera saludable.

3. Si No Estás Dispuesto a Hacer el Esfuerzo

Los expertos dicen que han visto a personas comprar hamburguesas en sitios de comida rápida, quitar el pan y luego decir que es keto. Si vas a adoptar una dieta cetogénica, tienes que ser muy consciente de tu ingesta de grasas saturadas, lo que podría causar problemas cardíacos con el paso del tiempo.

Así que, como la dieta es casi todo proteínas y grasas eso no significa que deberías comer en McDonalds todo el día. Deberías limitar tu ingesta de grasas saturadas a menos de un 10 por ciento de tu dieta, que no son más de 200 calorías al día, en una dieta de 2,000 calorías.

4. Si Has Tenido un Desorden Alimenticio

Incluso aunque una dieta keto no restrinja las calorías, te fuerza a pensar en la comida – y mucho. Tienes que leer las etiquetas, planear con antelación y limitarte en situaciones sociales. Y eso puede ser perjudicial para una recuperación de un desorden alimenticio.

5. El Rendimiento Atlético Es una Prioridad

En un pequeño estudio de 2018 publicado en “The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness” (1), las personas bajo dietas cetogénicas tenían un rendimiento peor en pruebas de ejercicios de alta intensidad que los que estaban bajo dietas altas en carbohidratos. “La glucosa (carbohidratos) es el combustible esencial cuando necesitas energía para ejercicios intensos,” dice Edward Weiss, Ph.D., profesor de nutrición de la Universidad de Saint Louis y autor del estudio.

Las cetonas, en realidad son un combustible de repuesto que está disponible durante la inanición (o una carencia severa de carbohidratos). Siempre han sido el ‘plan B’ del cuerpo como sistema de combustible. Aunque hay que hacer más investigaciones, Weiss dice que es mejor no hacer esta dieta si los ejercicios de gran intensidad y los deportes en equipo son importantes para ti.

Como con cualquier cambio en tu dieta, asegúrate de discutirlo antes con tu médico general si estás considerando cambiar a keto.